No menu items!
14.5 C
Buenos Aires
martes, mayo 24, 2022

Mario Vargas Llosa en la Feria del Libro: “Es muy difícil ser optimista frente a una América Latina paralizada”

Para leer

Mario Vargas Llosa ratificó esta noche su rol de invitado estelar de la 46 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. El Nobel de Literatura se refirió a su reciente ensayo sobre Benito Pérez Galdós, La mirada quieta, pero también atrapó al público desgranando anécdotas sobre Jorge Luis Borges, Julio Cortázar y Juan José Sebreli. A la vez, hizo un crudo relato de su reciente convalecencia por coronavirus.

“Perder la respiración es una experiencia verdaderamente traumática”, comentó el laureado escritor, que se apoyó en un bastón para caminar. A sus 86 años, el autor peruano se hizo presente en la cita cultural y editorial, donde hizo gala de su fluidez oratoria. El diálogo con el periodista y escritor Jorge Fernández Díaz se extendió, distendido, durante más de una hora.

El último sobreviviente del “boom” de la literatura latinoamericana se mostró de traje y sin corbata. Y dio su testimonio acerca de cómo vivió la enfermedad. “Comencé a sentir mucho frío en las piernas. Era el atardecer ya y de pronto empecé a perder la respiración. Empecé a ahogarme, a respirar muy mal, con mucha dificultad, y entonces Isabel (Preysler) llamó a un médico”, recordó ante una colmada sala José Hernández, que siguió cada una de sus palabras en absoluto silencio.

“Escuché al médico a lo lejos, una voz que se perdía. Dijo ‘tiene fiebre muy alta y es indispensable llevarlo al hospital’. Esta fórmula que utilizó el médico me puso muy nervioso y creo que la dificultad en la respiración aumentó muchísimo. Estaba en un estado completamente ido y me acuerdo que esperaba la camioneta de la clínica y no llegaba nunca”, comentó en el marco de su última intervención en esta edición de la feria.

“Finalmente llegó la camioneta, me llevaron a la clínica, y lo recuerdo como una verdadera liberación cuando me pusieron el oxígeno y entonces recuperé la respiración. Fue solamente una experiencia de 24 horas, pero francamente desagradable”, evocó desde el escenario.

Fernández Díaz recordó que el autor de Pantaleón y las visitadoras y Conversación en La Catedral se puso a escribir un artículo ni bien se recuperó, y le consultó si esta tarea no le quitaba “energía narrativa” para su oficio literario. Vargas Llosa replicó que no, porque tiene “muy bien separadas ambas actividades. Una novela por ejemplo toma desde lunes hasta sábado, pero los domingos escribo los artículos”.

El autor peruano contó que se reunió a desayunar en La Biela este domingo con su amigo Juan José Sebreli. “Nos conocimos hace muchos años en París y creo que tuvimos una discusión, la primera vez que nos conocimos, en la que yo defendí a Cortázar. Era muy amigo de Cortázar y lo veía con cierta frecuencia. En cambio, él tenía muchas reservas con Julio Cortázar. Encontraba que sus novelas tenían una deficiencia política, que no abrazaba las cuestiones políticas de una manera profunda, rica, creativa, y yo le discutía muchísimo esto, para terminar dándole la razón al cabo de los años”.

Consideró que Cortázar había descubierto tardíamente la política. E “influyó muchísimo en él ese descubrimiento, para que empezara a escribir novelas políticas. Pero en las novelas o los cuentos que había escrito antes había siempre un elemento muy sorprendente, muy desconcertante, y la falta de un compromiso político no se notaba para nada”, consideró.

Respecto de su relación con el autor de El Aleph, recordó que Borges nunca le perdonó que señalara en un artículo que estaba lleno de admiración por el gran cuentista que había una gotera en su departamento de la calle Maipú. “Porque Borges tenía pues esas huachaferías, como diríamos en el Perú. No encontraba suficiente respeto en señalar que en una casa, en la que él ocupaba, en una habitación había una gotera”.

También se mostró convencido de que la democracia no está en crisis, sino “que está viva”. “La invasión rusa a Ucrania ha servido entre otras cosas para fortalecer extraordinariamente a la Unión Europea. Mi impresión es que Putin se ha equivocado profundamente al invadir Ucrania, sin tener en cuenta el estado de las fuerzas militares de que dispone. Da la impresión de que Ucrania se ha ennoblecido extraordinariamente enfrentando la invasión y que la invasión no va a significar para las tropas rusas ese paseo que Putin había concebido”, aseveró.

En cambio, se mostró pesimista ante el panorama de América Latina, cuya situación “no puede ser más trágica. Es muy difícil ser optimista frente a una América Latina que está paralizada por las nuevas dictaduras o a punto de hundirse nuevamente en un periodo de violentas acciones. Es muy difícil ser optimista, lo cual no significa que haya que dejar de luchar”, insistió el autor de La fiesta del Chivo.

“América Latina, si elige bien, va a elegir lo que significa la verdadera libertad”, recalcó. “En función de esta libertad va a ir saliendo de sus problemas enormes que enfrenta hoy en día”, dijo todavía. Antes de retirarse caminando nuevamente apoyado sobre su bastón, la sala le dedicó un estruendoso aplauso. La feria, incluso en pandemia, celebró la participación del Nobel de Literatura y último sobreviviente del mítico “boom”.

- Advertisement -spot_img

Más articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Ultimos articulos

Desarrollo Web Efemosse