No menu items!
9.6 C
Buenos Aires
jueves, agosto 18, 2022

«Pachelo tenía secuestrado al perro de María Marta», declaró una empleada de Carmel

Para leer

Se trata de Cristina Barrientos, la primera testigo de la sexta jornada del juicio, quien aseguró que Nicolás Pachelo fue el autor del secuestro del perro de María Marta García Belsunce, por el que se pidió un rescate y que la socióloga asesinada de seis balazos en la cabeza hace casi 20 años nunca pudo recuperar.

El homicidio de María Marta García Belsunce fue cometido en octubre de 2002.

Una empleada doméstica que trabajaba en el country Carmel de Pilar aseguró este martes que Nicolás Pachelo fue el autor del secuestro del perro de María Marta García Belsunce, por el que se pidió un rescate y que la socióloga asesinada de seis balazos en la cabeza hace casi 20 años nunca pudo recuperar.

Se trata de Cristina Barrientos, quien fue la primera testigo de la sexta jornada del juicio que se desarrolla ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro, en el que son juzgados como coautores del homicidio Pachelo y dos exvigiladores del country.

Interrogada por el fiscal Federico González, Barrientos explicó que en aquel año 2002 trabajaba como empleada en la casa de la familia Pfister y que a María Marta la conocía porque la socióloga tenía una relación «de amistad» con su empleadora.

El punto central de su declaración estuvo vinculado al secuestro extorsivo que ese año sufrió el matrimonio de Carlos Carrascosa y María Marta con su mascota, un perro labrador llamado «Tom».

Barrientos explicó ante los jueces Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Esteban Andrejin que una de las noches en las que tras sus labores solía salir a caminar por Carmel con otras empleadas de casas de familia del barrio, la joven que trabajaba en lo de Pachelo -cuyo nombre dijo no recordar-, le confesó que el acusado había secuestrado al perro de la socióloga.

«Comentó que este señor tenía secuestrado el perro de María Marta y quería rescate», afirmó la testigo, mientras el propio Pachelo le clavaba la mirada, sentado detrás de sus abogados.

Barrientos dijo que tenía como testigo de esa confesión que hizo la empleada de Pachelo a otra amiga suya que también trabaja en una casa de familia, llamada Silvia Monzón.

También recordó que esta situación sobre el secuestro de perro se la comentó a su «patrona», la señora Pfister, y que ella quedó «sorprendida».

El secuestro del perro «Tom» fue uno del los puntos que mencionó el fiscal general adjunto de San Isidro, Patricio Ferrari, en su exposición inicial de los lineamientos de la acusación.

Ferrari dijo que ese perro «fue el hijo que María Marta y Carrascosa no pudieron tener» , que «María Marta odiaba a Pachelo por esa situación» y que «Pachelo odiaba a María Marta» por haber denunciado el tema en las reuniones del comité de seguridad del country para que lo echen de Carmel.

La jornada de este martes comenzó con la novedad de que Pachelo incorporó a su defensa a dos nuevos abogados, Raquel Pérez Iglesias y Daniel Dinuchi, que se incorporan a la defensa que ya ejercen su histórico letrado, Roberto Ribas, y el exdefensor oficial de San Isidro, Marcelo Rodríguez Jordán.

Pérez Iglesias arrancó su presentación con un planteo ante el TOC 4 a través del cual se quejó de que los fiscales del juicio no le adelantan a la defensa cuáles son los testigos que declararán en cada jornada, y argumentó que esto afecta el derecho de defensa en juicio.

El fiscal general adjunto de San Isidro, Patricio Ferrari, contestó el planteo y le dijo a la defensa que no existe en el Código Procesal ninguna norma que obligue a anunciar a los testigos de cada jornada y que «no hay sorpresas» porque los testigos de la fiscalía «son los 80» que ya depuraron de la lista inicial y anunciaron que convocarán al juicio.

El lunes, el abogado del viudo Carlos Carrascosa y de María Laura García Belsunce, hermana de la socióloga asesinada, denunció penalmente al fiscal que instruyó la causa, Diego Molina Pico, por «encubrimiento agravado» al considerar que favoreció a Pachelo, lo que impidió que se conozca, hasta ahora, su responsabilidad en el crimen.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la denuncia fue presentada ante la Fiscalía General de San Isidro por el letrado Gustavo Hechem, quien representa a Carrascosa y a la hermana de la víctima como particulares damnificados en este debate.

Hechem consideró que Molina Pico, quien fue el instructor de la causa cuando el 27 de octubre de 2002 María Marta fue hallada muerta en su casa del Carmel, cometió hechos de gravedad institucional durante su desempeño en la investigación, añadieron los voceros.

La denuncia se fundamenta en manifestaciones realizadas por testigos que declararon en las últimas dos semanas durante el juicio en el TOC 4 de San Isidro, quienes aseguraron que Molina Pico se negó a investigar la pista que conducía a Pachelo como sospechoso.

La denuncia se fundamenta en manifestaciones realizadas por testigos que declararon en las últimas dos semanas durante el juicio en el TOC 4 de San Isidro

La presentación también hizo referencia a una serie de escuchas telefónicas obtenidas de la investigación que hasta ahora no se habían conocido y que permiten, entre otras cosas, conocer el acceso a información privilegiada que obtenía uno de los defensores de Pachelo, Roberto Ribas, mientras el exvecino era testigo en la causa.

«Los testimonios fueron elocuentes respecto de la obstaculización de la hipótesis Pachelo, y hay pruebas de una posible connivencia con su asesor jurídico de esa época», dijo Hechem en declaraciones a Télam.

A pesar de los cuestionamientos y de que en 2011 los entonces abogados del viudo pidieron un jury para Molina Pico, éste es actualmente se desempeña como fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Flagrancia de San Isidro.

En este tercer juicio por el crimen, los fiscales Patricio Ferrari, Andrés Quintana y Federico González apuntan a demostrar que Pachelo mató de seis balazos en la cabeza a María Marta cuando lo sorprendió robando en su casa.

De acuerdo a la acusación fiscal, para ello el exvecino contó con la colaboración de dos exvigiladores de Carmel, Norberto Glennon (57) y José Ortíz (45), quienes también están acusados en este juicio.

- Advertisement -spot_img

Más articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Ultimos articulos

Desarrollo Web Efemosse